Entrenamiento

Corredor a largo plazo: El ABC del Running

Cuando todavía atravesaba los patios de mi escuela primaria, solía esperar con ansias que la clase de Educación Física a contra turno terminase rápido para poder salir corriendo y subirme al auto de mi “nonno” que venía a buscarme, y así llegar rápido a casa a ver el capítulo diario de mi dibujo de animé preferido. Sorpresas tiene para uno la vida, aquella materia escolar de la que huía sin perder tiempo antes, hoy día me cuenta como uno más de sus docentes en ejercicio. Más allá de ello, si por algún inesperado giro del destino llegaba yo a retrasarme, jamás volvería a tener la oportunidad de ver ese capítulo, no existían las repeticiones. Lo cierto es que aquel panorama cambió, hoy en día en caso de así quererlo podría ver toda la temporada completa de aquel dibujo animado en algún canal de videos online de un solo “tirón” entre mates, sin moverme de mi asiento, pausándolo cuando guste o dejándolo en algún momento para retomarlo otro día cuando mi tiempo me lo permita. Todos estos avances traen aparejados una gran ventaja, pero resultan ser también un arma de doble filo en la opinión de quien redacta.

“La persona que dice que no se puede hacer,
no debe interrumpir a la persona que está haciendo”

Proverbio chino

Ahora bien, aplíquese lo anterior a casi todos los aspectos de la vida y… ¿Cuál es el panorama resultante?: Objetivos a corto plazo, recompensas inmediatas y placer instantáneo. La crítica más dura a ese sistema tan emplazado en nuestra sociedad es la que aquí vengo a presentar: ¿Cómo formar un corredor a largo plazo en un contexto como el actual? ¿Cómo hacer comprender a un aficionado que recién se inicia en la sana locura del “running” que debe ir “de a poco”? ¿Cómo explicarle que “tal o cual corredor” llegó a “tal marca” a base de trabajo constante y años de entrenamiento? ¿Cómo destituir poco a poco esa sensación de omnipotencia actual donde “el que quiere puede” con solo desearlo? (y su peor consecuencia: El duro golpe de saber que no siempre las cosas son así de fáciles y que muchas veces el que realizó todo bien, también puede tener malos resultados)
usain-bolt-600x390
El “ABC” de un “runner” que aprende, disfruta y perdura en su actividad en este nuevo artículo. En orden de importancia según mi experiencia como entrenador:

  • Disfrutar y aprender: Extremadamente simple a primera vista pero realmente muy complejo de lograr, no olvidemos el contexto que describimos líneas más atrás. Lo primero que debe comprender aquel que se acerque a la actividad del “running” es que como en cualquier otra actividad física no debemos guiarnos por resultados conseguidos por otros, o al menos no intentar soslayar ni desconocer como fue el proceso que atravesaron los mismos para lograrlo. Una vez comprendido este ítem seguramente debamos recurrir a la pregunta: ¿Entonces cómo?, y esto último se responde de la siguiente manera: disfrutando y aprendiendo.

Debemos disfrutar nuestros comienzos corriendo, sentir cada respiración, cada pisada, volar mentalmente con cada paisaje que encontremos, no preocuparnos por objetivos que escuchamos de otros corredores experimentados. No hay que quemar etapas, si lo anterior se realiza de forma correcta y logramos disfrutar de correr, seguramente los objetivos personales no tardarán en llegar, y ahí será cuando (sin dejar de disfrutar) debamos comenzar a enfatizar cada vez más los aprendizajes (técnica de carrera, postura, ritmo, etc.). Será entonces cuando la planificación del entrenador y el compromiso del runner que cumplimentó con éxito este punto guiaran el recorrido hacia el siguiente norte.

  • Adaptacion anatómico / fisiológica: De forma totalmente paralela y simultánea al punto anterior se debieran desarrollar en el corredor novicio las adaptaciones anatómicas y fisiológicas producto del entrenamiento: desarrollo e incremento de la fuerza muscular, correcciones posturales necesarias para una óptima técnica de carrera, mejoras sustanciales del funcionamiento del sistema cardiovascular, valores más estables y regulares del sistema endocrino, fortalecimiento de tendones y ligamentos, ergonomía de movimientos producto de ajustes coordinativos más complejos y sofisticados, entre otros. En otras palabras y resumiendo, se colocan los cimientos específicos que van a obrar de sostén para que el corredor pueda sostener su práctica deportiva durante un largo tiempo y correspondiéndose al ítem anterior, pueda seguir disfrutando de lo que le gusta.

 

  • Principios de progresión e individualidad: Punto último que no por ello es menos importante y que integra a los dos anteriores. Ningún corredor es igual a otro, así como no existen personalidades idénticas, es por esto que debemos tener en cuenta que en algunos casos tengamos corredores que solo corran para disfrutar siempre y que debemos respetar esa decisión, así como aquellos que buscan el alto rendimiento y se olvidan muchas veces de disfrutar lo que hacen (a fin de cuentas son muy pocos los que logran llegar al alto rendimiento y a duras penas vivir de esta actividad, entonces: ¿Para qué exigirse tanto siempre?). Es tan destacable aquel que siempre se esfuerza como aquel que sabe cuándo aminorar la marcha, pero ambos extremos llevados al límite casi nunca son buenos, allí es donde el entrenador debe realizar su análisis y aplicar “su arte”, el que no radica en ningún libro ni manual pero que es de vital importancia (respetar las individualidades).
    De la misma manera también hay que lograr que ambas personalidades confluyan en comprender que si no se realizan los entrenamientos y se trazan objetivos de forma progresiva y sistemática, es muy difícil cuando no imposible que se consigan resultados sólidos (destaco la palabra “sólidos”, porque es factible que se consigan resultados de igual forma no realizando los pasos debidos pero solo serán consecuencia del azar y fácilmente destituibles por lesiones producto de exigencias indebidas o actuaciones posteriores donde el rendimiento merme de forma estrepitosa).

 Existen quienes prefieren optar por seguir la corriente cortoplacista, omnipotente y resultadista a la que nos arrastra la sociedad y el contexto actual. Afortunadamente también existen quienes deciden apostar con convicción a los proyectos a largo plazo, teniendo en cuenta todos los detalles que harán que esas personas que se acercan hoy al “running” disfruten y perduren en la actividad. Excelente momento para recordar el proverbio chino citado al comienzo y en silencio seguir difundiendo conocimiento y trabajando en silencio para que cada vez sean más los “runners” a largo plazo.

Hernández, Maximiliano.
P.E.F & Entrenador/Juez Nivel 1 IAAF.-
Líder del Grupo Fénix Atlético de Atletismo, Mar del Plata.


cropped-iso-nuevo-trasnsparente1.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s